¿Qué importancia tiene nacer del sexo deseado? – Proyecto Sentido

¿Soy del sexo deseado?

En cuanto a la pregunta si soy o no del sexo deseado, son cosas que muchas veces podemos intuir. De nuevo si preguntamos a los padres, algunos dirán lo que de verdad deseaban y otros, por esa creencia de que nos protegen, nos dirán que les daba igual.

Mi opinión personal es que aún cuando «te da igual», pues es tu hijo o hija quien va a nacer, y se supone que lo vas a querer, siempre tenemos una preferencia. En mi caso personal, yo tengo dos hijas preciosas, las cuales amo con todo mi ser. En los dos casos, a mi me «daba igual» del sexo que fuesen, aunque si soy realmente sincero, deseaba un niño, y más todavía con la segunda.

Cuando me enteré de que eran niñas, me alegré igualmente y pensé: «más mimado me van a tener» y para nada lo viví como una decepción, pero hay que tener en cuenta, que mis hijas, sobretodo la segunda, inconscientemente sabe que su papá prefería un niño, y eso, aún cuando sólo tiene un añito, ya se nota en algunos comportamientos.

[bctt tweet=»Si la naturaleza es la obra de Dios, luchar contra la biología en vez de intentar entenderla debería ser pecado. -Adolfo Díaz #AdolfoDíaz» username=»Saulperez82″]

¿Cómo me puede afectar no ser del sexo deseado?

En muchos casos, estas personas no se sienten reconocidas por lo que son, y tienen la sensación de que para que les quieran, para que les miren, tienen que ser cosas que no son. Pueden llegar a tener problemas importantes de falta de personalidad, y verse siempre haciendo lo que los demás quieren, para de ese modo sentirse aceptados.

Además tienden a masculinizarse o feminizarse, dependiendo de cómo fueron deseados. Todos, tanto hombres como mujeres, tenemos una parte femenina y una parte masculina, pero si eres un hombre y cuando naciste deseaban una niña, vas a ser un hombre con la parte femenina más desarrollada de lo normal.

Inconscientemente funciona así: «si mis papás querían una niña, yo siento que para que me quieran y me miren, tengo que feminizarme». En este ejemplo, dependiendo de con cuánta intensidad se deseaba que fuese niña, así será la intensidad con la que este hombre se feminiza.

Una curiosidad en cuanto a este tema, es que en un porcentaje muy alto, cuando una persona es zurda, ha sido deseada del sexo contrario.

En este caso, esto se podría ver en diferentes preferencias o comportamientos, a veces muy sutiles. Pero en líneas generales, si soy hombre deseado como mujer, voy a ser un hombre más sensible, me van a gustar cosas o voy a tener comportamientos que históricamente han sido «cosas de mujeres», y mi pareja tendrá que ser una mujer que haya sido deseada como hombre, para de ese modo equilibrar lo que en el Tao llamarían el Yin y el Yang.

[thrive_leads id=’5179′]

Algunos ejemplos:
  • Mi mujer sale a trabajar, y yo me quedo a cargo de la casa y los niños.
  • Cuando vamos en coche, siempre conduce ella.
  • Me entiendo mejor con las mujeres que con los hombres.

Aquí, como digo, cada caso es particular y los ejemplos que pongo, sólo pueden servir como ejemplos, pero no quiere decir que porque una mujer siempre sea la que conduce, haya sido deseada como hombre.

También quiero dejar claro que no se trata de machismo ni feminismo, simplemente en nuestro inconsciente colectivo hay una información que dice que tareas y conductas han tenido a lo largo de la historia más las mujeres que los hombres y viceversa.

¿Qué hago si yo deseaba un niño y nació una niña, o al revés?

  • Primero de todo, ten en cuenta que esto es normal, y que no tiene sentido que uno se culpe por haber deseado que su hijo o hija fuese del sexo contrario.
  • Segundo, no lo ocultes.
  • Tercero, en mi caso personal, lo hablaré con naturalidad y añadiré todo lo que me emocioné cuando supe que finalmente eran niñas, y todo lo que siendo niñas ellas me aportan a mí como padre y a la familia. Siempre reforzando su amor propio y dejando claro que las amo como son y por lo que son, y que no necesito que sean otra cosa.
  • Por último, deciros que no nacer del sexo deseado, cuando uno toma conciencia de ello, puede ser algo muy positivo y que me dote de recursos para la vida que de otro modo no tendría.

Como siempre, gracias por leerme.

Si este artículo te ha resultado útil, te animo a compartirlo.

Comparte este artículo

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp
Email

También te puede interesar

6 comentarios

  1. Muy bien concretado Saúl. Gracias!
    Puedo atreverme a validar esa información.
    Siempre sentí ser un poco «chicazo» y es que, no sólo mis padres sino toda la familia y conocidos, esperaban un Juan. Y no dejo de observar actitudes de mi hijo que se acercan más a «cosas de chicas»; en su caso, aunque todo estuvo bien cuando supe que sería chico, mi primera idea era repetir chica.

  2. Muy interesante. Aunque tengo una duda muy grande, mi marido y yo hemos deseado tener un niño, además sin dudarlo, siempre lo hemos tenido claro y tuvimos un niño, sin embargo éste es zurdo. ¿Cómo puede ser esto Saúl? Muchas gracias de antemano.

  3. Hola Sergio, te cuento que hace algún tiempo me encuentro en psicoterapia para tratar una confusion en mi orientacion sexual, basicamente siento fijaciones fisicas y eroticas hacia partes del cuerpo masculino, mas bien esteticos; siendo la atracción hacia las mujeres mucho mas romatica que física… De las fijaciones hacia el cuerpo masculino he visto la proyección de mis carencias, siempre busco lo que de deseo con mucha fuerza tener, unos biceps grandes, cuerpo musculoso, voz gruesa y aunque en la realidad no es que carezca de ellos (siendo varonil) es como si mi mente se olvidara de que soy un hombre. Siento fragilidad en el desarrollo de mi masculinidad, ademas que algun tiempo me alimente de pornografia de todo tipo. En la mayoria de los casos es la fijacion por mirar como los demas hombres tienen su cuerpo, su barba, como visten, como son en la intimidad, y eso genera excitacion pero ya imaginar ir al acto sexual me desconecta, incluso me pasa que cuando alguno me causa fijacion y logro hablarle o hacer amistad, en la mayoria de los casos la fuerza de esa fijacion se esfuma y solo queda la simple admiracion por otro hombre a copiar.

    De todo lo anterior te quiero preguntar si tiene que ver el hecho de que entiendo a mi mamá le gustaban los niños. soy el segundo de dos hermanos (hermano mayor, yo, y una hermana menor), segun me cuentan mi papá queria una niña porque ya tenia niño ademas que le gustaban mucho las niñas, luego mi mamá queria un niño pero se que por tal vez la preferencia de mi papá tambien deseaba una niña, incluso me cuentan que ella me llegó a vestir como una niña y creo que mi papá al saber que era un niño mostro cierto descontento.
    Es posible que todo esto tenga que ver, es la representacion de lo que viví en el vientre lo que hoy vivo y que me confunde tanto?, es posible que esto tenga que ver con mi problema de identidad e indefinicion por sentirme el no querido?, hay alguna forma de darle orden y con ayuda poder sacar esa atraccion que me confunde y me perturba y asi afianzar mi orientacion heterosexual?

    muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.