¿Cuánto ha influido mi familia en mi proceso de transformación?

Estamos en fechas de juntarnos con la familia, o al menos ese es el ritual que muchos seguimos las últimas semanas de diciembre.No sé si en tu caso juntarte con la familia sea un motivo de fiesta o termines con un poco de dolor de estómago, pero sea cual sea tu caso, tu momento y tu proceso de aprendizaje, la familia siempre es un pilar en nuestro camino de transformación y autoconocimiento.

Difícilmente encontrarás mejores espejos que tus padres, hermanos, cuñados, suegros, tíos, sobrinos, etc…

Supuestamente no hemos elegido dónde nacer, al menos conscientemente (inconscientemente estoy seguro de que sí), pero sí podemos elegir qué aprendemos de nuestros padres y nuestra familia.

La familia aporta un menú y tú eliges con qué te quedas y cómo lo utilizas en tu propia vida.

¿Lo utilizarás para evolucionar o para victimizarte y seguir queriendo tener la razón?

En este artículo quiero compartir contigo la experiencia de 16 seres humanos y profesionales del desarrollo personal y espiritual que son conscientes de lo importante que han sido y son sus familias en su propio proceso de evolución.

Espero que sus historias te inspiren para que tu familia se convierta en algo que te impulsa hacia la vida que deseas.

Ana Bizarro

Inteligencia Emocional y Espiritual para negocios digitales

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Son mi «para qué». Mis padres han sabido transmitirnos, a mi hermana y a mí, su conocimiento, valores, ambiciones y patrimonio. Mi misión es seguir transmitiendo. Amo incondicionalmente a mi familia (aunque muchas veces no estemos de acuerdo).¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?He superado muchas dificultades pero tal vez la última sea el divorcio con el padre de mis hijos adolescentes con el que he convivido más de 20 años. La evolución ha significado un desapego material (casi) total.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Al principio incomprendida. No entendía por qué tenía que vivir esa situación. Hasta que decidí rendirme, o lo que es lo mismo, dejar de controlar.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Me siento tranquila, serena y en paz. Entiendo que la vida es un continuo aprendizaje y una superación diaria constante. Así es el mundo dual en la Tierra.¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?La misión de las Almas Gemelas (en mi caso mi ex-marido). Cuando terminan su misión desaparecen. Ahora sé que en los momentos importantes de la vida estamos solos (nacimiento, muerte, crisis, enfermedad, reinvención) y si no lo estamos no podemos transcender.En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Con mis padres he trabajado el valor del trabajo, esfuerzo y humildad. Con mi marido el valor del desapego material y la libertad financiera. Con mis hijos adolescentes, estoy creciendo con el desapego emocional. Ya veremos cuál es el próximo aprendizaje, evolución que me toca.

Más sobre Ana Bizarro en: http://www.accionconalegria.com

 

Ana Vico

Psicóloga y experta en coaching

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?La familia es donde empezamos a sociabilizar, nuestros referentes y nuestro punto de apoyo. En mi caso, me han ayudado en muchos puntos de mi crecimiento y ahora me doy cuenta de que incluso cuando los sentía contrarios a mí, me estaban dando una referencia importante que tenía que tener en cuenta.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?En un principio no entendían mi modo de vivir, mi trabajo. Eso de trabajar online y estar todo el día con el ordenador, no entraba en su cabeza. Sin embargo, poco a poco y comprendiendo su postura he llegado a explicarles (y ellos a ver) que mi forma de trabajar deslocalizada y donde sólo necesito un ordenador, es lo que yo quiero. Ahora me apoyan como el que más.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Incomprendida, no valorada, desprestigiada… No porque no haya resultados significa que no esté funcionando. Un árbol no sobresale por encima de la tierra al principio, necesita que se esparzan las raíces primero. Y eso también es necesario.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Muy plena, satisfecha y completa. Para mí la familia es un pilar importante en mi vida y este fleco podía haberse convertido en una ruptura.¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Saber que es mi vida y es lo que yo he elegido. No porque sea «diferente» tiene por qué ser malo. Me vi como punta de lanza, abanderada de una forma de trabajar nueva y que ahora está más instaurada que nunca. Y también saber que si era lo que yo quería y ellos me quieren, tendrían que entenderlo tarde o temprano cuando vieran mi pasión.En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Aunque muchas veces no lo vea, representan un patrón, un frente a superar, una montaña que escalar. Si no te apoyan y se convierten en abogado del diablo es para hacerte ver que hay otra perspectiva que quizá deberías revisar. Sin duda son siempre mi mayor fuente de conflicto y de crecimiento. ¡Y lo sé!

Más sobre Ana en: https://befullness.com/

 

[thrive_leads id=’5179′]

 

María Mikhailova

Coach Estratégica

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Creo que la familia ha sido uno de los grandes motores de mi evolución personal. He tenido una infancia un tanto peculiar: mis padres eran muy jóvenes cuando nací y dejaron a los pocos meses al cuidado de mis abuelos maternos que fueron como padres para mí. No era consciente de ello, pero más adelante entendí que había vivido un abandono, me faltaron abrazos, caricias y cariño de mis padres, especialmente de mi madre. A los 11 años, al emigrar mis padres y mis hermanas pequeñas a España, me llevaron con ellos. Viví una adolescencia muy complicada sintiéndome incomprendida, ajena a mi familia, como la oveja negra, como fuera de lugar. Eso me marcó muchísimo generándome baja autoestima, falta de confianza en mí misma, sensación de no merecimiento y una personalidad que decidió vivir en segundo plano, creyendo que no era quién para tener la vida que merecía.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?La principal dificultad era sentirme fuera de mi núcleo familiar, ser diferente (mis padres y hermanas eran músicos y yo decidí no seguir este camino), y también no sentirme apreciada ni valorada por mis padres. Eso me marcó muchísimo.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Me sentía menos que mi familia pero también menos que los demás. Me avergonzaba de alguna forma de mí misma. No me gustaba mi físico, mi forma de ser, me sentía fuera de lugar en todas partes, desarraigada y perdida en todos los sentidos.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Hoy, después de años de trabajo de sanación y desarrollo personal, puedo decir que me acepto y me valoro más. Ahora sí me siento merecedora, creadora de mi vida, libre, fuerte y plena. Ya no me considero rara o peor que nadie, me considero una persona con plenos derechos a ser feliz y vivir la vida como a mí me apetece, sin avergonzarme de nada.¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Muchas cosas. Coaching, PNL, Inteligencia Emocional y por último una Terapia Transgeneracional donde trabajé con el proyecto Sentido de mi nacimiento, donde pude entender mejor a mi madre y las circunstancias de cuando me concibió. Eso me permitió aceptar, perdonar y trascender el dolor que he vivido y también darme permiso para estar enfadada por lo que pasó, en lugar de tratar de justificarlo.En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?He evolucionado en mi aceptación y autovaloración interna, mi autoestima ha crecido muchísimo, me he permitido cambiar de profesión y dedicarme a lo que amo, sin miedo al qué dirán, eso incluso repercutió positivamente en mis finanzas y mi estado de salud. Ha sido vital haber realizado este trabajo.

Más sobre María en: https://mariamikhailova.com/

 

Salva Gálvez

Coach Profesional

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?En mi caso la familia de origen me ha supuesto una importante educación en valores imprescindibles para mi socialización. Hay otros aspectos referentes a ciertos miedos también provenientes del ámbito familiar que me he trabajado cuando tomé conciencia. Y en cuanto a la familia generada a través de mí ha sido fuente de estabilidad y felicidad.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?Aprendí a comprender, a entender los puntos de vista tan diferentes en algunos aspectos a los míos. Cuando decidí ser más tolerante y hacerme responsable del cambio, las relaciones con ellos mejoraron.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Por fortuna no he tenido especiales dificultades familiares que hayan mermado mi evolución . Sin embargo, la familia ha sido un permanente sostén de ésta.En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Tanto mi familia de origen como la formada después me han aportado muchísimo. Como hijo aprendí valores esenciales y como esposo y padre tengo la enorme satisfacción de sentir la grandeza de realizar un maravilloso proyecto.

Más sobre Salva en: http://www.escuelaespnl.com/

 

María Talavera

Mentora de vida

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Crucial, para mí y para cualquier ser humano. Hasta los 8 años, aproximadamente, se configura el subconsciente de una persona. El entorno, los mensajes que recibe y el mundo de creencias donde crece un niño son determinantes para su autoestima y configurar el carácter.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?Hace años tenia un rechazo hacia mi madre, había encumbrado a mi padre y a mi madre la había relegado en un segundo lugar. Mi madre no fue la madre protectora que una niña busca. La percibía débil. He conseguido aceptar a mi madre, mujer maravillosa, valiente y vital y abrazar esa vulnerabilidad que yo misma descubro en mí. Muchas veces rechazas lo que de manera magnificada te muestra otro y aún no lo has reconocido y mucho menos aceptas en ti. El entorno familiar está lleno de esos “espejos”.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Enjuiciaba constantemente a mi madre y quería que fuera y se comportara de otra manera. Eso es sufrimiento, querer cambiar al otro y que las cosas sean como tu piensas que deben de ser.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Cambias tú y cambia la percepción de todo. Me siento mas libre y empoderada. No estoy atrapada a unos juicios. ¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Uy! Es todo un proceso de desarrollo personal y auto conocimiento. Pero hace 10 años tuve una gran revelación haciendo el Camino de Santiago. Yo me había ido muy enfadada con mi madre y después de tres días, de etapas muy duras, me vino el olor a mi madre, ¡yo estaba oliendo como ella! Fue un insight, una comprensión que disolvió el rechazo. De hecho, cuando regresé a Madrid, me fui a su casa y me pasé casi todo el día pegada a ella. Una de las herramientas que mas me han ayudado también es el mindfulness.En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Gracias a mi familia, a mis padres, a mis hijos, a mis amigos, a mis no tan amigos, a mis maestros, a mis clientes, gracias a todos los seres que me encuentro en la vida, evoluciono. Todas las experiencias y personas que se cruzan en mi camino, están ahí para que yo evolucione.

Más sobre María en: http://www.mariatalavera.com/

 

Carme Cusidó

Inspiradora… ¡abriendo mentes dormidas!

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Muy importante, ella es el espejo de lo que tengo que corregir en mí.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?Falta de creencia en mí, el no ser merecedora.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Muy triste, me sentía muy abandonada.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Con fortaleza para ser la directora de mi vida.¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Estudiar y aplicar las enseñanzas de Un Curso de Milagros.En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Gracias a ver en ellos mis propias carencias, he aprendido a perdonar y agradecer todo lo que me sucede, ver claro el hacía donde voy, responsabilizarme de todo cuanto me sucede.

Más sobre Carmen en: https://carmecusido.com

 

May Morón

Coach Nutricional

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Han sido fundamental, mis mejores maestros. Han sido espejos. La relación con mi madre, fue una relación insana y algo tóxica, igual a la que tuve con la comida (y conmigo misma) durante mucho tiempo. Éramos dos gotas de agua muy parecidas, la cara y cruz de una misma moneda. La relación con mi padre, al que juzgué y critiqué durante mucho tiempo, un gran maestro.  Y lo curioso, es que buscaba chicos como él. Al principio no entendía porque me veía tan diferente a mis hermanos, me sentía como la oveja negra. Buscaba respuestas y la verdad que el estudio del árbol, mi transgeneracional, me ayudó a conocerme, a conocerlos, a aceptar mis orígenes, a entender por qué actuaban de una determinada forma. Aprendí a aceptarlos, a honrarlos, a respetarlos y agradecer el haberme dado la vida. .¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?La aceptación dentro de mi clan. He rechazado durante mucho tiempo, mis orígenes, el querer que fueran diferentes, que todo fuera diferente . La aceptación fue global , al clan, a ellos, a mi… en el momento que me desapegué de todo y me rendí, todo empezó a encajar. ¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Me sentí enfadada con el mundo, con todos, muy impotente, triste, sola, una sensación de gran vacío interior que llené  con comida durante muchos años.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Ahora mi relación con ellos es fabulosa, todo se ha recolocado. Es como un puzzle resuelto, por fin. Hoy me siento tranquila, con una gran paz interior, la gran parte de mi tiempo, agradecida por todos y todo lo que viví. Ahora entiendo muchas cosas que en su momento no entendí. Y todo tuvo su para qué, su por qué, no fue casualidad todo lo que tuve que vivir para poder trascenderlo, evolucionar, crecer…. Hoy hay un respeto y admiración mutua. ¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Rendirme a lo que era y es… No querer cambiar nada de nada. Aceptación pura e incondicional. Me di cuenta que no podía cambiar mi entorno, ni a ellos, solo yo, mi enfado era conmigo, era yo la que tenía que cambiar mi manera de relacionarme conmigo, con la comida, con mis padres. En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Gracias a ellos soy quien soy hoy. Una mujer valiente, autosuficiente, que ha trascendido sus miedos, rediseñada profesionalmente, ya que lo que fue un problema en mi adolescencia, hoy es mi profesión y mi pasión y me permite ayudar y acompañar a muchas personas en sus procesos de cambios. Vivo mucho en modo aprendizaje, aceptación y presencia…esas palabras las llevo grabadas dentro de mi.

Más sobre May en: http://maymoron.com/

 

Mireia Nieto

Genealogista

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Mi familia de origen y mi familia elegida es un reflejo y una parte de lo que soy. Ellos me criaron, ellos me acompañan y es a ellos a quienes expreso mis identidades más íntimas, con mi familia he aprendido a ser y crecer como persona.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?Mi mayor dificultad ha sido aprender a comunicarme de forma no violenta, respetuosa y asertiva, no me educaron para identificar mis emociones y expresarlas sin dañar a los demás, pero tampoco mis padres, abuelos, bisabuelos… recibieron educación emocional, es un tema muy nuevo, muy necesario, que no nos ha comenzado a preocupar como sociedad hasta hace unos años. ¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Darte cuenta de que repites comportamientos que no te gustan, es parte vergonzante, parte frustrante. Cuesta expresarte de maneras nuevas, genuinas, inexploradas, cuesta reeducarte, pero cada paso que he conseguido dar me ha hecho sentir bienestar.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Poderosa, cuando te das cuenta de que puedes relacionarte con tu familia de una forma más positiva, más calmada, sin renunciar a sentir enfado, tristeza o miedo, el día a día es más fluido.¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Sin duda se lo debo a mi especialidad: la genealogía, investigar a mis familiares y antepasados me ha hecho conocerlos mejor, empatizar con ellos y saber más de las luces y sombras compartidas con ellos. Ha sido un proceso de años que en realidad seguirá durando toda mi vida.En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Profundizar en el conocimiento de mi familia y mi genealogía me ha hecho estar más atenta, más despierta, más conectada y sobre todo me ha hecho ser más amable conmigo misma.

Más sobre Mireia en: https://tataranietos.com/

 

Cristina Hortal

Coach Transpersonal

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Las personas más cercanas para mí han estado siempre mostrándome aquellos rincones de mí misma que no soy capaz de ver sola. El famoso espejo. Mi familia ocupó y sigue ocupando los primeros puestos de importancia en las relaciones de mi vida, así que fueron mis primeros maestros y siguen siendo algunos de los principales.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?El principal obstáculo con el que me encallé desde que recuerdo, fue con una necesidad desesperada e inconsciente de ganarme la aprobación de mi madre.Eso condicionaba enormemente mis decisiones y mi forma de vida. No me daba cuenta, pero no me permitía ser yo. Y, claro, mientras más lo intentaba más lejos estaba de conseguir su reconocimiento. Era agotador.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Pues como un hámster en su rueda. Corría mucho y no llegaba a ningún lugar. Nunca parecía suficiente.Eso me llenaba de frustración y resentimiento.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Me siento con derecho a ser yo. A encontrar mis propias respuestas; mi propio modo de estar en el mundo. También, y por supuesto, a cometer mis propios errores.Y a mi madre le concedo el derecho (en mi interior) de tener sus opiniones. Me siento en paz con ello.¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?En realidad, fue una especie de explosión.Una situación de crisis en varios aspectos de mi vida (salud, trabajo, relaciones…) me llevó al límite.Observé que había creado una vida que se había convertido en mi cárcel. Y se sustentaba en la necesidad de agradar y encajar. Cumplir con supuestas expectativas (de mi madre y de otros).Con ayuda de la bio, entendí que yo sola estaba generando mi situación y me lancé a soltarlo todo y empezar a preguntarle únicamente a mi corazón en cada decisión que tomaba.Rompí con mis propias normas y empecé a vivir de verdad mi propia vida.En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?He podido utilizar cualquier conflicto o grado de sufrimiento que viví a través de la relación con ellos, para mirar en mí. Para conocerme y comprenderme un poco más.Para mí el conflicto es un síntoma, al igual que la enfermedad. Y señala una herida no sanada en la relación que mantengo conmigo misma. Así que la familia me ayuda a sanarme.

Más sobre Cristina en: http://www.cristinahortal.com/

 

Maite Gómez

Coach de Autoconocimiento y Reinvención

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Para mí la familia ha sido crucial en mi crecimiento como persona, tanto en mi rol como hija (y hermana) como en mi rol como madre. Antes de mi «despertar», cuando vivía en el sueño del ego, estaba instalada en el victimismo y buscaba culpables de mi insatisfacción y frustración personal, y cómo no, los padres eran el blanco perfecto de todos los reproches. Les culpaba por ser como son, por haber vivido la vida que había vivido, incluso les culpaba a ellos por ser yo como soy. Y esto último que antes lo veía como algo negativo, ahora lo valoro muy positivamente. Gracias a mis padres soy. Y gracias en parte a ellos soy como soy. El resto depende de mí. Me di cuenta de que gracias a mis padres tengo los valores que tengo, entre ellos precisamente la familia.Gracias a mi familia he aprendido actitudes y creencias positivas y he detectado y desterrado aquéllas que no están en consonancia con mi esencia. Mis padres, y mi familia en general, me hacen constantemente de espejo y me ayudan a corregir en mí lo que veo en ellos que no me gusta, así como a encontrar y apreciar en mí lo que me admiro de ellos.Algo parecido me ha pasado desde que soy madre. Al principio una parte de mí culpaba inconscientemente a mi faceta de madre por no poder desarrollarme como persona y como profesional, y viceversa. El buscar y asimilar la forma de equilibrar  esas dos identidades me ha hecho crecer y evolucionar aún más.En definitiva, mi familia ha sido y es pilar fundamental de mi autoconocimiento y de mi proceso evolutivo. No dejo de aprender de ellos y cada situación que se presenta en mi relación con ellos, ya sea buena o mala, me hace aprender algo más sobre mí. ¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?El hecho de sentirme incomprendida  y una sobreprotección mal entendida me mantuvieron alejada de mi esencia durante mucho tiempo, con un desconocimiento total de mí misma, una capacidad de decisión nula y presa de mis emociones reprimidas.Ahora que se quien soy; que se reconocer y gestionar mis emociones, mis sombras y mis luces; y que he sanado mi niña interior, he dejado de culpar a mi familia y he aprendido a amarla y aceptarla como es. Y en esa aceptación es donde he crecido personalmente de forma exponencial.  ¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Me sentía frustrada, furiosa con mi familia por no ser como yo quería que fueran y me compadecía constantemente de mí. ¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Ahora me siento libre, en paz, con más amor y más agradecida que nunca hacia ellos. ¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Conocerme más a mí misma y aceptarme y quererme como soy, me ayudó a aceptar a los demás, incluida mi familia. Pero no fue hasta que conecté con la gratitud cuando logré sanar por completo esa relación. En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Gracias a mi familia y a buscar respuestas que no encontraba en ellos de forma directa comencé una búsqueda de mí misma que me llevó a conectar con mi esencia y con un profundo sentimiento de amor y gratitud que de otra manera no hubiera conocido. Y gracias a mirarme en ellos sigo aprendiendo y evolucionando como persona, es increíble la de cosas que aprendemos de nosotros mismos utilizando con honestidad la técnica del espejo.

Más sobre Maite en: https://caminoinverso.com/

 

Francisco Javier Gutiérrez

Coach de Pareja

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Dice Matilde Garvich que en la vida damos lo que recibimos y pedimos aquello que nos faltó, repitiendo viejas escenas del drama de la niñez.La familia es la etapa en la que llené mi tanque de amor con la atención y el reconocimiento que creí recibir de mis padres, cuidadores y figuras de autoridad.La familia es la tierra de la que se nutre el árbol de mi vida.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?La búsqueda de aquello que no pude recibir la hice a través de mis relaciones de pareja. Pues pedía a cada una de ellas que llenaran ese tanque de amor que yo sentía vacío. Y lo hacía como si aún fuera un niño.Esa es precisamente la gran dificultad que he tenido con mi familia de origen: que en muchas ocasiones me sigo viendo como un niño que busca reconocimiento, amor y protección. Y lo cierto es que esa creencia está siempre al acecho.Como dice Serrat “Uno se cree que las mató el tiempo y la ausencia, pero su tren vendió boleto de ida y vuelta. Son aquellas pequeñas cosas que nos dejó un tiempo de rosas. ”Cada vez que tengo un conflicto con mi madre, por ejemplo, me doy cuenta de cómo se activa esa creencia inconsciente de que soy un niño que necesita atención,reconocimiento y afecto.Esta es la gran oportunidad que mi familia me brinda cada vez que tengo un conflicto con ella. Darme cuenta de que la herida de mi niño anterior está activa.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Cuando dejé a mi familia atrás para empezar mi vida laboral, seguía depositando deforma inconsciente en los demás la responsabilidad de mi propia felicidad. Sin darme cuenta seguía anhelando amor y reconocimiento fuera de mí como si fuera un niño. No me daba cuenta de que seguía siendo un niño que buscaba a su mamá. El resultado era que me sentía feliz, cuidado y contento mientras otros llenaban mi tanque de amor, ya fueran mis jefas o mis novios. Cuando sentía que los demás cortaban el grifo por la razón que fuera, una promoción laboral que no llegaba o una ruptura, el drama infantil se activaba de nuevo.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Solo cuando me di cuenta de ese comportamiento inconsciente, pude honrar a mis padres y decirles: Gracias por lo que me disteis y gracias por lo que no me disteis.A partir de entonces se produjo el cambio interno que se reflejó en cambios externos.Un nuevo rumbo laboral y una nueva forma de relacionarme en pareja desde la libertad y el compromiso conmigo mismo.¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Ayer estuvimos todos en casa de mis padres viendo las fotos del álbum familiar. Las he pasado a formato digital y las pudimos ver en el televisor. Fue bellísimo el flujo de amor que circulaba entre nosotros y nuestros ancestros, entre los que aún nos quedaremos un poco más y los que ya se fueron.

Mirábamos a madre con 4 años, mi abuela, con alguno más. Ellas también buscaron cómo llenar su tanque de amor, dando lo que recibieron y pidiendo lo que les faltó. Esta rueda es infinita y lo que ahora he aprendido para sanar las heridas de mi niño interior es que desde el personaje herido solo podemos repetir los dramas de la niñez.

¿Cómo puedo entonces dejar de repetir esos dramas?Reconociendo al niño divino y alegre que está debajo del niño herido. Reconociendo al Ser esencial que somos y que hemos ocultado tras un máscara de frustración conflicto.Ahora me doy cuenta de que no tengo que resolver ningún drama de la niñez, sino de transformar ese drama en la oportunidad de alcanzar la paz interior.

Más sobre Francisco en: https://franciscojaviergutierrez.com/

 

David G. Alcaráz

Coach especialista en (PAS) Personas altamente sensibles

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?En mi proceso evolutivo, mi familia es muy importante. He nacido en ella y me ha dado sustento, me ha nutrido, protegido, enseñado lo mejor que sabían para mi supervivencia. Me quieren y me siento apoyado por ellos. Es mi base y de ella he partido para ser lo que soy a día de hoy.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?La principal dificultad que he tenido en mi familia es llegar a ser yo mismo, sin perder los lazos familiares. Sentir que ocupo mi propio lugar y que soy respetado y aceptado por mis familiares.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Al principio, como era muy diferente a los demás miembros de mi familia, como tenía muy claras mis propias ideas y puntos de vista, se generaban muchos choques con la familia. Esos choques, como PAS que soy, los vivía con mucho dolor y soledad.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Hoy, tras superar esta dificultad, que no es poca, me siento libre de ser yo mismo, sin miedo a que los demás me rechacen. Me siento un hombre fuerte que se apoya en sus raíces para construir en el mundo.¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Vivir fuera de casa, arriesgarme a tomar mis propias decisiones, seguir los dictados de mi corazón, saber escucharme, saber respetarme en mis necesidades y valores, y tratar siempre de hacer mi camino sin pisar a nadie, me ha ayudado mucho a sanar esta relación con mi familia de origen. Tener mi propia familia, amar a mi mujer y a mi hijo, y ver como mi familia también los quiere a ellos, me ha ayudado a apreciar mejor el amor que he recibido de mi familia de origen.

En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Gracias a mi familia me he atrevido a ser yo mismo, a seguir mi camino, y desde ahí poder amar y apreciar todo lo que me han dado desde el corazón. Gracias a mi familia, me encuentro más pleno, fuerte y seguro a día de hoy.

Más sobre David en: http://www.davidgalcaraz.com/

 

Beatriz Blasco

Coach, mentora y escritora del libro Productividad Personal Consciente

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Para mí la familia es fundamental en nuestro desarrollo, nuestros bloqueos, recursos… No es casual que nazcamos en una familia o en otra. Esa es mi experiencia. La familia en la que nacemos nos presenta tanto los recursos como las dificultades y patrones que tenemos que superar.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?Una de las grandes dificultades que hay en mi familia tanto por parte paterna como materna es la comunicación y la expresión de emociones. Para mí ha sido un gran reto comunicar y mostrarme visible. Había varios miedos profundos. Entre ellos miedo a no pertenecer y ser excluida. Eran miedos muy profundos y ocultos en otros miedos más livianos. Transformarlos ha supuesto reconocer mi talento, sentirme en mi elemento y dar forma a mi propósito de vida.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Me sentía insatisfecha, frustrada y enfadada conmigo misma la mayor parte del tiempo. Me autoexigía y buscaba fuera la felicidad.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Me siento libre, fiel a mí misma, a mis sentimientos y agradecida de poder expresar mis talentos y compartirlos¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Que todo tiene un sentido más allá de una misma. Aunque no puedas comprenderlo en un primer momento. No es casualidad que tenga los padres que tengo, ni mis hermanos, ni mis abuelos… Con ellos he venido a evolucionar y a recordar quien somos en lo más profundo.

En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?He evolucionado honrando a mi familia, sus aprendizajes, sus miedos y sus bloqueos. Mis padres me han dado el mayor de los regalos: la vida. Me han enseñado qué es la humildad, la honestidad y el respeto por los demás.

Más sobre Beatriz en: https://www.beatrizblasco.com/

 

Arezky Hernández

Coach y facilitador de The Work

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Para mi, mi familia es el lugar desde el cual yo he partido para realizar mi viaje en esta vida. En mi familia es donde se creó la chispa inicial desde la cual yo evoluciono y me desarrollo. Mi familia, para mi, es como mi camino, mi escenario, el contexto desde el cual yo actúo. Puede que me de cuenta de esto si presto atención y si estoy consciente, pero en general no lo noto, pero ahí está.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?Mi dificultad fundamental con mi familia ha sido tener una madre amorosa en esa forma en la que da todo de sí, y a la vez escucha muy poco. Igualmente mi madre ha vivido su vida desde esa postura donde todo -le pasa- y no es responsable de cambiarlo porque hacerlo -es muy difícil-. Por otro lado mi padre ha sido un padre distante físicamente y en palabras.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Esta situación que comento en la pregunta anterior me colocó en un lugar de -distancia- emocional. Me he sentido solo, nostálgico, triste. Me he sentido como si faltara algo en mi vida y con una tristeza en lo profundo. Hubo una temporada en mi vida donde esta sensación fue muy fuerte. Si la fuera a describir lo comentaría tal como el escenario de los dementores en Harry Potter: frío, tristeza, oscuridad, …

¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?

Los momentos en que me sentía más triste era en mis viajes y cuando más se acentuó fue en un período durante mi emigración a México. Fue en ese momento que un día me di cuenta que deseaba hacer algo respecto a este sentimiento de soledad y distancia con los demás, pues esto estaba impactando en mi vida y en mis relaciones. Decidí buscar apoyo y ser constante en mi trabajo de crecimiento personal. Un momento muy importante para mi fue comprender que no eran las circunstancias ni los hechos en sí la fuente de la dificultad, sino mis interpretaciones, lo que yo pensaba de lo que había ocurrido en diferentes momentos en mi familia.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Hoy me siento satisfecho y seguro. Me siento fundamentalmente en paz con mi familia porque gracias a estos retos y dificultades que experimenté encontré la energía y el deseo de desarrollar mis propios recuros para cambiar la situación. Y repito que mi intención inicial era que ellos cambiaran, pero aprender que lo único útil a cambiar y lo único que es posible cambiar son mis interpretaciones de los hechos me ha dado una claridad que ha cambiado mi vida.

En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?Hoy me siento -liberado-. Para mi es como si el barco de mi vida navegara arrastrado y encadenado por las circunstancias mientras que hoy en día me siento en el timón de mi vida. Esto no significa que no haya retos ni incomodidades. Para mi esto significa tener la seguridad y confianza que yo soy el responsable de crear mi camino y a la vez me siento con la energía y la agradable convicción de que puedo llevar mi vida a navegar por hermosos mares.

Más sobre Arezky en: http://arezkyhernandez.com/

 

Olaya Acebal

Especialista en Mindfulness

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Capital. No podría ser de otra forma: la familia es nuestro primer ecosistema y, seguramente, el más importante de nuestra vida. La familia, la tribu, las normas y lealtades profundamente enraizadas e inconscientes que la sostienen, es algo tan fuerte, tan ancestral que, lo queramos o no, forman parte esencial de nosotros.Descubrirlo, reconocer(me)lo, ir poco a poco integrándolo y seguir observándolo sin juicio, han sido y son para mí un gran motor de crecimiento y mi material de trabajo personal más fértil.Cuando uno entra en contacto con el mundo del autoconocimiento y del desarrollo personal a veces tiene la tentación de creer que su proceso evolutivo, “el de verdad, el que vale”, tiene su inicio en ese momento de la edad adulta en que el hastío de sufrimiento nos lleva de alguna forma a despertar, a darnos cuenta de lo que hemos estado haciendo y pensando mal toda la vida…Al menos yo así lo creí así durante un tiempo, sin embargo, vida y evolución son lo mismo, ahora lo sé: cada fase es producto de las anteriores. Mi proceso comienza en mi niñez, en esa época en que se forjaron las luces y sombras de mi carácter, mis heridas más profundas y, también, mis fortalezas más preciadas. Y en todo ese maravilloso proceso, mi familia ha sido el teatro en el que todo sucedía: el público al que intentaba impresionar, el escenario bajo mis pies, mis compañeros de reparto y -durante algún tiempo- también el dramaturgo y el director. Ahora, por suerte, he repartido mejor los papeles.Me considero muy afortunada: crecí en un hogar con mucho amor, sin embargo, eso no evitó que en mí se generaran heridas profundas y dolorosas producto de la inconsciencia de la que todos participamos en mayor o menor medida. Mi familia me regaló una manera de ser y estar en el mundo. No es la forma en la que hoy soy y estoy, pero es sin duda una primera referencia válida que me sirvió en su momento y que siempre formará parte de mí; y que, si bien en el pasado rechacé -como tocaba en esa época-, hoy tiendo a apreciar y valorar.Reconozco y agradezco profundamente, no solo a mis padres sino a los demás miembros de mi familia, su importante papel en mi desarrollo. No solo por el amor, enseñanzas y sostén que me dieron y me dan, sino también por las heridas que me han traído hasta aquí y porque, en una sincronía maravillosa de la que he tomado conciencia recientemente, también me armaron con algunas de las herramientas más valiosas que he necesitado para poder sanar: la fortaleza de espíritu, el tesón, la resiliencia, la esperanza y el optimismo.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?No hay un asunto solucionado como tal, en realidad. En mi caso, pensar que había algo incorrecto que yo debía arreglar era el eje de mi sufrimiento y lo que me llevó aadoptar papeles que no me correspondían. Por ello, “solucionar” ha consistido para mí en trabajar para aceptar opciones de vida diferentes (aunque no las comparta y aunque duelan). También implicó, claro, comprender las necesidades que las subyacen y reconocer lo que esa diferencia me ha aportado a lo largo de la vida.

Y, desde luego, se trata de un proceso, un work in progress.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Cuando no aceptaba, cuando me desvivía por cambiar lo que no estaba en mi mano cambiar me sentía agotada, frustrada, incomprendida, aislada y en cierto modo incapaz. El verso suelto, un bicho raro, incorrecta… Si a día de hoy surgen sensaciones parecidas en algún momento, me doy cuenta de que he vuelto a ese patrón. Esas sensaciones son un estupendo “despertador”.

¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?

Mucho más serena, con más capacidad para comprender y aceptar y, por tanto, para disfrutar y valorar; íntimamente vinculada pero independiente, con más espacio interior para relacionarme desde el amor y la compasión, pero también con más fortaleza para marcar límites y serme leal. Pero insisto, es un proceso en marcha.

¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?

El camino de la consciencia y los que me acompañan en ese camino… Mi herramienta principal ha sido el mindfulness transpersonal que, con sus tres patas -meditación, atención plena en la vida diaria y autoindagación- me ha permitido ver con mayor claridad, ampliar el ámbito de mi darme cuenta, poner en funcionamiento la compasión y comprenderme mejor a mí y al otro.

En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?En todo. En traspasar limitaciones, en comprensión, en aceptación, en gratitud, en amor… GRACIAS.

Más sobre Olaya en: http://menteencalma.com/

 

Saúl Pérez

Coach, formador y especialista en Transgeneracional

¿Cómo de importante crees que ha sido y es tu familia en tu proceso evolutivo?Los problemas que he vivido con mi familia, tanto de origen como la familia que elegí, han sido los precursores de mi búsqueda espiritual y me han impulsado a conocerme y comprender a mí mismo.Además en mi caso, fue a través de conocer mi historia familiar que comencé a comprender y transformar los problemas emocionales, de relación y circunstanciales de mi vida.¿Qué dificultad has tenido con tu familia que al solucionarla ha significado una evolución personal para ti?Para contestar a esta pregunta tendría que escribir un libro, jaja Pero por poner una muy importante para mí, hasta hace pocos años arrastraba una gran sensación de culpabilidad por la relación que tuve con la mamá de mi hija mayor y por no haber estado todo lo que me hubiese gustado con mi hija.¿Cómo te sentías cuando vivías esa dificultad?Me sentía impotente, que no merecía nada bueno y que a pesar de que quería poner solución a este problema, no encontraba la forma.¿Cómo te sientes hoy tras haberla trascendido?Me siento feliz, merecedor, grande. Agradezco la dificultad que tuve porque me ayudó a crecer, a evolucionar y a ser la persona que soy hoy.Sin esta dificultad tampoco me dedicaría a la profesión que amo, pues fue el principal obstáculo y el más doloroso.¿Qué te ayudó a comprender o sanar esa relación?Me ayudó comprender mi historia familiar, darme cuenta de cuántos padres ausentes, de la historia de mi abuelo materno (que estuvo muy ligada a la mía en ese entonces) y por supuesto saber qué soy yo en Esencia, más allá de mi mente programada y mi personaje.

En definitiva ¿en qué has evolucionado gracias a tu familia?He evolucionado en todos los aspectos de mi vida, lo primero en mi conciencia, pero también en la familia, lo profesional, emocional, salud, económico… en todo.Me siento dichoso con mi vida (no todo el tiempo, pero sí gran parte), y agradecido de cada una de las vivencias. Ahora todo tiene sentido y estoy seguro que lo que hoy sigo teniendo como aprendizaje, mañana tendrá sentido.Siento que la vida es como un puzzle, solo que nos van dando piezas sueltas. A veces te dan una pieza y piensas «y esta pieza para qué será» o «qué carajo es esto», pero conforme vas recibiendo más piezas la obra de arte de tu vida cobra sentido.

Más sobre Saúl: www.saulperez.com

[thrive_leads id=’5179′]

¿Y a ti? ¿En qué te ha ayudado a evolucionar tu familia?

¿Qué dificultad tuviste que te impulsó a evolucionar? ¿Qué dificultad vives ahora y en qué crees que te va a ayudar esa dificultad?

Cuéntame en los comentarios, me encantará saber que tú también has aprendido y evolucionado gracias a tu familia.Y por supuesto, si te gustó este artículo ayúdame a compartirlo con más personas.

¡Gracias a todos los que habéis participado y a ti que nos lees!

Sigue Leyendo Artículos Interesantes:

Comparte este artículo

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp
Email

También te puede interesar

17 comentarios

  1. Super artículo! Me ha encantado leer las historias familiares de tanta gente conocida y amiga. Quizás mi aportación ha sido demasiado visceral, pero es algo que me marcó tanto que ha sido lo más transformador de toda mi vida. Gracias por darnos la oportunidad de expresarlo y de compartir. Esperemos que le inspire a mucha gente. Un abrazo grande!

    1. Gracias María ❤️ A mi también me ha encantado, además de por ser el primer post de este tipo, por la riqueza de las experiencias de cada uno. Me encanta tu aportación, es clara, concreta y me identifico con ella. Gracias de nuevo María!❤️

  2. Buen artículo Saúl,
    Me quedo con el punto en el cual, las diferentes dificultades o carencias emocionales, han sido el despegue de nuestra propia evolución como personas.
    El desarrollo personal, es básico para poder empoderarnos y construir la vida que anhelamos.
    Sin olvidarse de la parte espiritual, que está bastante olvidada (no generalizo)y es la que da fuerza para levantarte en los tropiezos qué si o sí vas a tener en la vida.
    Muchas gracias por tu generosidad.
    Un abrazo grande.
    ¡Felíz Año Nuevo!

    1. Gracias Carme!!! Totalmente de acuerdo, de hecho aunque en el nombre se distancia, para mi no existe desarrollo personal real sin desarrollo espiritual.

      Un abrazo!!!

  3. ¡Hermoso artículo Saúl! Y al leerlo he descubierto en mi historias y pensamientos que inicialmente no le presté atención mientras escribía mi parte.
    Es hermoso ver (¡y sentir!) y descubrir que siempre hay más, más ahí oculto y que este trabajo de descubrir y destapar no termina nunca… Y eso es lo hermoso y bello.
    Siempre hay algo nuevo que «ver» sobre el mismo tema. Siempre hay algo nuevo en mi. Siempre las historias de los demás me traen presente que con algo que yo no me había dado el permiso de «ver».
    ¡Gracias Saúl y gracias a todos! En verdad responder estas preguntas me permitió darme el permiso de «regresar a la esencia» y descubrir qué nostalgias y emociones hay en mi para facilitar el re-encuentro con mi familia, el re-encuentro conmigo.
    Le propongo a cada lector que se de el permiso (¡y el regalo!) de responder las preguntas para sí mismo y descubra el viaje de amor que inicial cuando abre las puertas a esta indagación.
    ¡Un abrazo!

    1. Gracias Arezky!!! Qué bueno que ha sido esto de reflexionar una vez más sobre la nuestras raíces. Sin duda la aportación de cada uno de vosotros hace que este artículo sea uno de mis preferidos ahora en el blog, jeje

      Un abrazo!!

  4. ¡Qué importante es la familia por Dios! (Y que distinto lo percibimos todos)

    Tengo la suerte de no tener sentimientos negativos o secuelas psicológicas familiares importantes pero como soy una eterna aprendiz pero atrae muchísimo estudiar mi árbol transgeneracional. Algo aprenderé, seguro.

    Gracias a todos los participantes (a los que muchos conozco y considero grandes amigos) por dar ejemplo, desnudarse públicamente, y hacer de la comunidad bloguera de crecimiento y desarrollo personal, una comunidad cada vez más grande.

    ¡Feliz año nuevo para todos! Y Graciasssssss Saúl por SER.

    1. Gracias Ana!!! Es verdad que todos lo percibimos diferente, pero en todos los casos nos ha llevado a crecer de alguna manera, ya sea en base a los valores y recursos o a los traumas, la familia siempre es clave.

      Un abrazo!!!

  5. Me encantó el artículo!
    No cabe duda, las nuevas generaciones tienen otros «chip» integrado!!
    Gracias
    Felicidades y un abrazo fuerte desde Cali, Colombia.

  6. Hola Saúl!
    Qué bonito artículo y qué afortunada me siento de haber participado junto a gente a la que quiero y admiro.
    Sin duda la familia es una gran fuente de aprendizaje, aunque cuánto nos cuesta darnos cuenta de ello. A menudo es el blanco de todos nuestros reproches y acusaciones cuando no estamos bien con nosotros mismos, pero cuánto cambia la historia cuando decidimos ver desde el corazón y aceptamos lo que nos ha tocado vivir para empezar a aprender de ello.

    Gracias infinitas por hacerme reflexionar sobre esto escribiendo sobre ello, y enhorabuena por reunir a gente tan maravillosa de la que no dejo de aprender.

    Un abrazo fuerte!

  7. Buenos días a todos, ante todo mil gracias por el artículo y las reflexiones, siempre ayudan.
    Cuando comencé a indagar sobre este tema fue porqué me di cuenta que repetía patrones en mis relaciones de pareja y con el dinero y no sabía por donde tirar. Soy psicóloga con mucha formación, terapia, libros leídos pero había algo que se me escapaba. Fue entonces cuando entendí que había recibido información de mi familia que me estaba perjudicando. Había aprendido de manera inconsciente creencias y programas sobre relaciones de parejas tóxicas, y sufría mucho por todo esto. Finalmente comprendí todo esto, pude hacer mi gran trabajo personal desde la consciencia y eliminar esos patrones que hacía que atrajera parejas que me desvalorizaban una tras otra. Me cambió tanto la vida que a día de hoy lo utilizo en mis terapias y mis clientas están encantadas. Gracias a mi familia he venido a esta vida, he aprendido mucho de ellos y he podido aprender desde una nueva conciencia a actuar de manera distinta a como lo hacían ellos.
    Mis padres han sido unos grandes maestros donde veía mis proyecciones y mis sombras y en un principio rechazaba, ahora los acepto y los amo.
    Mi abuela materna sabia mujer de la que he aprendido muchísimo y he podido entender y comprender el por qué de sus actuaciones, amándola, respetándola y honrando a todo el clan de mujeres de mi familia, formando un tipo de mujer totalmente distinto. Una mujer que se ama, que se valora, y que tiene su propia esencia.

  8. Hola, muy interesante todo. Estoy comenzando y todo es nuevo para mí, por lo tanto las respuestas de los especialistas me ayudan a comprender cabalmente las preguntas.
    Mi familia ha sido el motor de todo mi desarrollo, con marcada influencia de mi papá.
    Soy la segunda de tres mujeres, «la del medio», con las ventajas e inconvenientes de esa posición. Señaladas siempre por los logros de mis hermanas. Lo cual influyó en mi autoestima. Hoy superado esto, considero que todo fue el mejor aprendizaje para enfrentar la vida.
    Ahora yo soy cabeza de familia, hace un año que enviudé y en busca equilibrio y superación me hablaron de esta técnica/terapia? en la que pongo mi confianza
    Muchas gracias!

  9. Muchas gracias a ti Saúl y a todos los que has convocado para participar en este post sobre el árbol familiar.

    La energía de la familia circula deprisa entre las ramas durante estas fechas, unas veces como un huracán y otras como una suave brisa.

    Este año también ha soplado rápido el viento madre, el viento hermana y el viento hermano.
    Y participar en este postre ha hecho ser consciente de ese movimiento.
    Gracias de nuevo a todos.

    ¿El árbol parece moverse o es mi percepción la que lo ve agitarse?

    Me viene ahora a la mente aquel cuento Zen sobre el viento y las hojas:

    Dos monjes tenían una discusión a la orilla del río.
    El maestro, que en ese momento pasaba, se acercó a ellos y les preguntó sobre que se trataba su debate.
    “Estábamos mirado aquél árbol, y dije que las hojas se movían, pero mi compañero dice que es el viento el que se mueve”, dijo uno de los monjes.

    El maestro miró al árbol, luego a sus discípulos y les dijo, “es su mente la que se mueve”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.