El Sentido Biológico

Hoy os quiero hablar del Sentido Biológico, y quisiera hacerlo de una forma sencilla y que se pueda comprender fácilmente. Esa va a ser mi intención con este artículo.

Podemos comprender el Sentido Biológico como la forma en que nuestro inconsciente biológico se adapta a situaciones externas (reales o imaginarias) a través de nuestra biología.

 

Vamos con unos ejemplos:

El sentido biológico de hacer un tumor en el pulmón podría ser “miedo a morir” o “miedo a no poder respirar”. En este caso el pulmón se hace más grande, para así poder coger más oxígeno, que simbolizaría la vida.

[bctt tweet=»Si sabes lo que te pasa y sigues igual, tal vez no sabes realmente lo que te pasa. #CristóbalJodorowsky» username=»Saulperez82″]

El sentido biológico de una “diarrea” es deshacerme de algo que he “digerido”. Podría ser una situación real o imaginaria, de la que me quiero deshacer.

Esto es algo que no es nuevo, ya que a lo largo de la evolución, el ser humano se ha ido adaptando continuamente a los cambios del entorno, a veces de una forma externa (la ropa, los vehículos, las casas, las ciudades, etc.) y también a través de la biología (desde la aparición del género homo, hasta el homo sapiens).

El Sentido Biológico es un descubrimiento del Dr. Ryke Geerd Hamer, (NMG), que definió la enfermedad como: “un programa especial con sentido biológico creado para ayudar al individuo durante un periodo de estrés emocional y psicológico”.

Nuestros síntomas tienen:
  • Un sentido Nosotros le damos este sentido en un instante, es visceral (está relacionada con la emoción que reprimo).
  • Una utilidad biológica Para el inconsciente biológico es útil, aunque la solución para nosotros no lo sea.
  • Una intención positiva ya que busca que nos adaptemos a la situación.
  • Una coherencia entre la historia o situación y el síntoma que se desarrolla.

El sentido biológico es automático e inconsciente y adaptado a la perfección al problema. Por lo tanto, cuando hay una enfermedad, hay que preguntarse:

  • ¿para qué me sirve?
  • ¿a qué momento preciso se ha adaptado?

[thrive_leads id=’5179′]

Hay que tener en cuenta algunos puntos importantes:
  • Para que desarrolle un síntoma tengo que haber vivido un impacto emocional.
  • No todos nos adaptamos igual. Nuestra cultura, creencias, vivencias y árbol genealógico nos dan las claves de nuestro sentido biológico.
  • Lo importante no es la situación que vivimos, sino cómo las vivimos.
Ejemplo:

Un ejemplo más o menos actual de esta adaptación son los Elefantes sin colmillos (o con colmillos muy cortos) de Mozambique. En esta zona se vivió una guerra civil y los elefantes pasaron de más de 2000 ejemplares en la zona a ser apenas 70. Los mismos investigadores dicen que es una adaptación y lo relacionan con que el motivo de sus muertes era el marfil de sus colmillos. Por lo tanto una adaptación es nacer sin colmillos o con los colmillos más pequeños.

Lo que podemos aprender, es que en nuestro día a día vivimos situaciones y en nuestra forma de vivirlas está la clave. Si vivimos una situación sea la que sea con paz, aceptación, tranquilidad (de la de verdad, y no sólo aparente), esta situación no nos causará un impacto emocional. En cambio si la vivimos como algo más o menos dramático, no expresamos lo que sentimos (lo que realmente sentimos y no la emoción social), no actuamos en coherencia y no encontramos una solución posible (fuera), nuestro inconsciente biológico no tendrá más remedio que buscar una solución (dentro) a través de un síntoma.

Desde mi punto de vista, tiene sentido que nuestro enfoque de desarrollo sea la paz interior, que por supuesto tiene muchos caminos y todos son válidos en la medida que se presentan en nuestras vidas.

[bctt tweet=»El equilibrio que buscas está dentro de ti. En la coherencia de tus actos, pensamientos, palabras y sentimientos. #EduardoAlighieri» username=»Saulperez82″]

Vivir en coherencia con lo que sentimos realmente, aprender a expresarnos de una forma ecológica, vivir con más presencia (en el momento presente), vivir con permiso a sentir, expresar, disfrutar, crecer, cambiar… son puntos clave para el desarrollo de esa paz interior, que si bien ya viene con nosotros, a veces hay que “escarbar” un poquito y salir de nuestros programas para encontrarla.

Mil Gracias!​

Comparte este artículo

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WhatsApp
Email

También te puede interesar

4 comentarios

  1. hola Saúl, tengo un hijo adoptado de 11 años, es un niño maravilloso, de verdad, llevo observando duranto todo este tiempo (vino conmigo cuando tenia 15 meses) que se autosabotea, es como si no se sintiera merecedor de lo que le ocurre, cuando esta a punto de conseguirlo… pierde el interés. De otra forma es un niño que se desconcentra muchisimo y le cuesta estudiar, creo que otro autosabotaje porque es muy inteligente.

    No se si esto se puede descodificar porque desconozco los datos de su familia biologica.

    tambien me pregunto si no seria yo quien tendria que descodificar tambien por la adopcion.

    a todo esto llevo un tiempo dandole vueltas…

    Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.